lunes, 13 de enero de 2014



EL AVARO


Es un ser ominoso
que cuenta sus billetes igual que si arrancara
pétalos de la flor de la avaricia.

Tú también lo conoces.

El dinero
vive en su corazón como el musgo en la roca
y es su llave,
su cruz
y su destino.

Para él una moneda es una escama
del pez de la fortuna
y en sus ojos
se lee la codicia
lo mismo que en el hielo se hace visible el frío.

Ya sabes de quién hablo.

Adonde va
lo siguen cifras rojas o azules
—tatuajes,
satélites,
arpones—
y una verdad cruel:
si todo tiene un precio, nada tiene valor
y él es sólo una parte de esa nada.

No sospecha que a veces cava también su tumba
el que entierra un tesoro.
No sabe que sus números son como mis palabras:
la piel que va a dejar entre las sombras
la serpiente amarilla del olvido.

Tú sabes de quién hablo:

tú eres ese infeliz.

4 comentarios:

Marta Ávila dijo...

589 65658394"[...] No sabe que sus números son como mis palabras: /
la piel que va a dejar entre las sombras / la serpiente amarilla del olvido. [...]" Esto lo clava triple en la diana del concepto; es genial.
Le viene al pelo al Martín Duque de tu 'Ajuste de cuentas'. También, quizá, a todos lo que hacen el vacíoa por clientelismo politizado.

Marta Ávila dijo...

Perdón, los números raros son del código, no sé porque se me fue ahí..

lapoesiaesunarmacargadadepresente dijo...

Caro Benjamín: Un par de cosas: me encanta el poema,eres incapaz de contener tu alma lírica; por otra parte, cumplí con enviarte un par de mensajes a Facebook para que nos visites a nuestro IES en Madrid, pero no he recibido respuesta. Cuando puedas, dime algo, por favor. Gracias de antemano. Un abrazo.

Oscar Dominguez dijo...

Para él una moneda es una escama
del pez de la fortuna
y en sus ojos
se lee la codicia
lo mismo que en el hielo se hace visible el frío.

Esta parte me ha encantado...
Siempre es un lujo leerte, y un placer coincidir por aquí con Marta.

Abrazo y beso a repartir