martes, 25 de noviembre de 2008

Bueno, le he dado vueltas a la idea de moverse o quedarse quieto para huír, y también a la de encontrar una tierra sin nada escrito en la arena, por así decirlo, y de momento creo que podría quedar así:


EL VIAJERO


Se viaja siempre contra tu país,
de ti mismo a un lugar donde ser otro
que ya no te recuerde,
ni quiera regresar.

Pero dónde hay un mundo más allá del pasado,
para escapar de ti.

El que se marcha aprende a olvidar los caminos.
Quien se queda, renuncia a la aventura de irse
y al sueño de volver.

Pero de qué le sirve la distancia
al hombre que no olvida,
el que está condenado a que su rostro
se pueda reflejar a la vez en dos ríos.

Con la tristeza del que se detiene
para dejar pasar de largo sus deseos;
con la esperanza intacta
del que aún
no sabe dónde va ni a quién espera,

me despedí de ti,
bajé a la calle,
puse el pie en una tierra en la que no existías.

Nunca he ido más lejos que al dejarte marchar.

17 comentarios:

Benjamín Prado dijo...

Aunque, tengo una duda... La dejé en el blog de Meadow...

anónimo dijo...

No está mal este poema para ser de un "aspirante " a poeta, como tu mismo te defines en tu entrevista a Pepe Caballero.

Sonia Betancort dijo...

Yo siento con este poema, que es hermoso, que en él se confunden dos caras.
Creo que al principio la intención del poema buscaba hablar de la sensación personal de libertad que a veces insufla el viaje, eso se ve en la primera estrofa. Luego parece que se va transformando en una reflexión acerca del amor, donde lo particular de ese amor parece sugerirse con un deseo contenido de la libertad del otro, un dejar marchar que reconfirme y resignifique la cercanía, el encuentro (Tal vez esa podría ser la idea del penúltimo verso).

Y es que ya no se sabe quién se marcha, si el que narraba o el otro al que se deja marchar... Y esa leve contradicción es realmente hermosa, porque el que se marcha abandona, pero también el que se queda, en tanto que consiente que el otro se vaya.

Finalmente, creo que este es un poema que acertadamente va y viene, como un viaje, de la huida propia a la ajena, del amor al desamor, de la ausencia a la presencia, del bolero al río heraclitano.

Víctor R. dijo...

Mmm...
Es precioso, me sumo a la colecta de versos:

"Con la tristeza del aventurero
que al final del camino (¿viaje?)
reconoce sus huellas"

"llegar a ese lugar donde no quede
ni rastro de mí mismo"

"herir la piel del viento con el filo
de una estrella fugaz"

Benjamín Prado dijo...

Ummm, Víctor, está bien eso que dices de las huellas, pero lo que me gusta mas es la idea del filo de la estrella fugaz, es hermoso verlo así, como un corte limpio, o como un brillo inquietante del cuchillo... A ver si atamos una cosa a otra y resolvemos el poema.

ILSA dijo...

Puede que alguien hubiese dicho:

"Largo es el "Viaje"; la vida en cambio corta
como un cuchillo"

Qué belleza. Cuánta envidia.


Y al final todo toma forma
forma de agua y de viento
como las paredes del mundo

Benjamín Prado dijo...

Ilsa, lo del aire es genial, digno de una lectora de Ángel González; de hecho, es una de esas ideas que parece pedirte a voces el propio poema y que, para quien escribe, es tan importante saber reconocer. Ya le he dado la forma que va a tener y será el antepenúltimo verso del poema, escoltado por otros dos, uno antes y otro después, de los que mi oído sospecha que tendran once o catorce sílabas el primero y siete el segundo. Nada más poner el pie en esa tierra nueva de la que habla, hecha al cinuenta por ciento de dolor y liberación, el protagonista del poema sentirá que nada es ya una prisión, nada lo ata, "ni el aire es la pared de lo invisible." ¡Me encanta!

Meadow dijo...

Hola Benjamín, he creado una encuesta en Prados Urbanos para que los lectores puedan votar por una u otra opción de entre los dos versos que nos has propuesto como antepenúltimos. (La he tenido que crear allí, pues es allí donde puedo editarla).

Yo ya he votado. Creo que el poema necesita un juramento roto, ese perjurio.

¡Ah! He encontrado una página que te va a gustar, sobre Marga Gil: http://perso.wanadoo.es/margaroesset
Mañana publico toda la historia de Marga en el blog (con alguna sorpresa).
Gracias por desvelárnoslo en Vallecas.

Sonia Betancort dijo...

Copio lo que dejé en el otro blog:

Es un poema, que a pesar de haber tenido muchos comentarios, se ha mantenido fiel a tu estilo, eso habla de una seguridad a la que sólo llegan los grandes.

Esas dos imágenes incorporadas ahora me gustan mucho, pero también en esos últimos versos, hay algo del ritmo que cambia, y no sé si es eso lo que querías hacer. Otra opción sería el sustituir los "donde" por una reptición de "puse el pie", que tal vez le de más fuerza, por contraste, al último verso, no lo tengo claro:

"me despedí de ti,
bajé a la calle,
puse el pie en una tierra en la que no existías,

puse el pie en mi sombra y no era el eje de lo oscuro,
puse el pie en tus ojos y no eran los dueños de la luz"

Y antes, en "del que aún
no sabe dónde va ni a quién espera" yo al "dónde" le pondría un "a" delante :
"del que aún
no sabe a dónde va ni a quién espera"

Y, la verdad, mátame, porque ponerle bisturí a un poema tan tan hermoso, es asesinar cielo.
Lo que verdaderamente importa es dejarlo respirar, respirar, hasta que vuelvas a él, desde el "por ahora".

Un beso

Benjamín Prado dijo...

Hola, Sonia. La "a" de "a dónde" me parece bien, porque le mete otro clavo al mueble del poema y lo afianza. Pero los "puse el pie", no, porque perderíamos el ritmo de los alejandrinos, y el poema no es en verso libre, sino sólo blanco... Lo de asesinar cielo, aunque no tenga que ver, es muy hermoso. Por otra parte, está bien la encuesta que está haciendo Meadow sobre la palabra que mejor le iba a la otra versión del poema. Yo creo que eso y la idea del aire como muro de lo invisible no se merecen el olvido...

Sonia Betancort dijo...

Sí, vi la encuesta, y las imagen "del aire como pared de lo invisible" me parece preciosa. Sin embargo, con "complot" me ocurre que se me hace una palabra fuera del tono y del lenguaje que recorre el poema, y con "perjurio" me pasa igual. Es como si fueran extremos de una idea que busca ser desenterrada viva del medio de ellas dos, que quizás sea la que demanda "El viajero".
Felicidades por la antología de Cuba, por los textos de El País, y por la batalla comprometida que das con sensibilidad y ternura.

Benjamín Prado dijo...

Hola, Sonia. Yo sentí lo mismo: que perjurio y complot no son dos palabras que quiera tener ese poema. Por eso hice esos otros dos versos, "donde mi sombra no era el eje de la noche, / donde tus ojos no eran los dueños de la luz". Pero querías saber qué pensabais vosotros... Ahora he dado el poemas por terminado, pero no por acabado: aún tengo la impresión de que la idea del hombre cuya cara se refleja a la vez en dos ríos es hermosa, pero quizá no se entiende con la claridad debida y le hace falta otro verso que la explique. A ser posible en siete sílabas...

Sonia Betancort dijo...

Hola, Benjamín, pues mira que esos versos suenan muy bien... Sugieren muchísimas cosas y esa es para mí una de las tareas más bellas de la poesía, la sugerencia y la oblicuidad.

joan carles fogo vila dijo...

Apreciado Benjamín: Leo, de manera inesperada, tu poema "El viajero". Por primera vez, con este comentario, puedo ponerme en contacto contigo. Hace pocos días presenté en Barcelona una tesis que se titula "La arquitectura en la literatura de la generación del 27: acerca de la obra de Rafael Alberti (casas, ciudades y paisajes perdidos)". Se centra en la relación entre arquitectura y literatura, en aquella brillante generación de arquitectos y escritores, con las evocaciones desde el exilio, sus espacios habitados y paraísos perdidos... He citado con mucha frecuencia tus espléndidos libros y artículos sobre Alberti. Me gustaría enviarte una copia. Un abrazo. Mi dirección de correo electrónico es: jcfogovila@coac.net

Charlie dijo...

Interesante yo encontre un mundo en mi pais gracias a Generic Viagra y ahora puedo decir que he vuelto a vivir y me gusto tu poema es hermoso ahora yo tambien puedo ver lo bello aqui.

Sonia Betancort dijo...

Querido Benjamín! poeta! Gracias por estas palabras, siempre luminosas, que además demuestran que la poesía es un perfecto antídoto para todo lo que le sobra al verano.

Acabo de enviar al mail de este blog los poemas que me pediste hace un tiempo para la revista. Todavía no me he hecho con el número de Argentina, pero lo tomaré ahora como un delicioso ice tea.
Gracias por hacerme una invitación tan generosa, por estar tan cerca de nosotros, incluso en medios tan virtuales como éste. Por defender la poesía como se debe, como si nos fuera la vida en ello.

Muchos muchos besos
Sonia

Car Rubio dijo...

Benjamin, me encantaria poder comprar " No me cuentes tu vida " pero no lo encuentro porque solo esta editado en Latinoamérica, ¿ alguien me puede echar una mano? Dejo mi email; antoniocarrillorubio@gmail.com

http://carblueboy.blogspot.com/