martes, 4 de junio de 2013

Algunos aforismos nuevos, escritos después de Pura lógica, para ir formando otro libro en el futuro. Aunque a mí me hubiera gustado escribir éste: “Donde tenemos razón no crecen las flores” (Yehuda Amijai)



1

Vigila las garras del león mientras acaricias su melena.


2

 Si no imaginas lo desconocido, no podrás reconocerlo.


3

No hay vida más vacía que una tumba sin flores.


4

No conoces los sitios de los que no te alejas.


5

Perseguir es huir hacia otro.


6

Al final, los recuerdos duran más que el pasado.


7

Lo que es verdad al pie de la montaña, en la cumbre es mentira.


8

El cocinero hace lo mismo que el poeta: que los alimentos recuerden su sabor.


9

La oscuridad sólo te da lo que tú mismo le robas a la  luz del día.


10

Una hazaña no puede ser sencilla, porque entonces sería sólo un éxito.


11

El vanidoso cree que sólo con seguir sus propias huellas, llegará a la cima.


12

Hay dos maneras de hacer ver a los demás algo que no sabían: inventarlo o descubrirlo.


13

Las personas independientes son las que pueden elegir a quién necesitar.


14

No ir a un sitio ya es alejarse de él.


15

La abeja es el pasado de la miel.


16

Lo imposible nunca cambia.


17

Tener recuerdos no es tener memoria.


18

El vacío está lleno de los que caen a él.


19

Los enemigos dignos te hieren cara a cara; los cobardes te hieren en los otros.


20

El que se habla a sí mismo, casi engaña al silencio.


21

Deja de buscar las llaves, inventa otra puerta.


22

El pasado no puede ir más deprisa.


23

Cada cosa que aprendes es una mentira menos que te pueden contar.


24

Hasta el día más triste se termina a las doce.


25

La codicia es la escoria del deseo.


26

Mirar es más fácil que ver.


27

No se puede ser uno mismo a solas.


28

El éxito alimenta; la fama devora.


29

Se echa de menos más a quien sabe irse a tiempo.


30

Si quieres descubrir algo, no sigas la flecha.



11 comentarios:

Evangelina B dijo...

Excelente Benjamín! Ya empiezo a organizarme para conseguirlos y a ver cuando los presentas aquí, en Argentina.
Besos

Benjamín Prado dijo...

Bueno, es una gran idea, Evangelina. Seguro que para el año que viene vuelvo a estar ahí. Sin Argentina, la vida es más fea.

Benjamín Prado dijo...

Por cierto que en el libro de cuentos que saldrá en septiembre hay u o que se llama “El lobo", vosotros sabéis bien quién es. La última vez que fui a Argentina, lo mandé a un medio para que lo publicarán, pero me dijeron que era un poco inconveniente: “Acá eso no está aún bien claro, la represión, los montoneros, Conti, Walsh, Gelman, qué era resistencia y qué era terrorismo..."

Marta Ávila dijo...

Si dijeron eso será porque ese relato debe estar escrito en un tono cristal tan nítido que traslada a la historia reciente. Tengo ganas de leerlo. Siempre quise preguntarle a Utrera Molina que defina su recuerdo sobre ejecuciones como las de Puig Antich... Para mí que los dictadores nacen con un desequilibrio mental.

Romano dijo...

Que bueno Benjamin que hayas retomdo el blog, te linkeo con el mio,,,abrazos desde Buenos Aires

Benjamín Prado dijo...

Bueno, todos los relatos del libro tienen como telón de fondo el tema de la identidad. En ese caso, la historia, aparte de para ser contada, está ahí para poner un ejemplo de cómo bajo la piel de una persona que parece normal en el sitio al que ha ido a esconderse, puede haber alguien que fue un monstruo en el lugar del que tuvo que huír. Como tantas veces, cuando supieron que lo habían detenido y lo vieron en la televisión, sus vecinos no podían creer que ese hombre fuese, además de quien no era, aquel ser siniestro al que en la ESMA apodaban así, “El lobo"

Marta Ávila dijo...

¿ESMA es como Gladio?

Me encantará leerlo.

Los camaleones no padecen Trastorno de Identidad Disociativo, ¿cómo pueden llevar tan lejos la interpretación?

Benjamín Prado dijo...

La ESMA era el infierno. La capital de los asesinos.

Marta Ávila dijo...

¡Los 22 apuntan y aciertan! El 18º le hubiera gustado a Bauman escribirlo, je, je...
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/06/11/actualidad/1370971361_594475.html

Y el 19º es genial, ojalá se desactivara al escribirlo: hay quién es capaz de hacerle el borogobio hasta al mismo Lebowsky en un mal día... Eso sí, hagan lo que hagan se les acaba viendo las bragas...

Benjamín Prado dijo...

Pues sí, Marta, ahora que lo dices, no estaría mal que algunas cosas fuesen el antídoto de lo que nombran.

Marta Ávila dijo...

Um, si las palabras fueran el antídoto del negativo tóxico que nombran, sería mas evidente la necesidad de leerte, Benja... Como la realidad es un abismo y los abismos no pueden ser evidentes, tú no pares y "...que la paloma de la prisión arrulle a lo lejos". Habría que leerte por prescripción ético-etílica, je,je... En tu caso, cualquier invención es un hallazgo de la realidad.